Páginas

viernes, 14 de mayo de 2021

¿La pandemia de la covid es naturaleza?

 

Foto: Dominio público.

Sin duda sí. Naturaleza chunga, pero Naturaleza. De hecho ya he hablado de ella en este Blog.

Me han vacunado. Con la Pfizer, una de las éticamente correctas.

Me la han inyectado en el CAP de Mongat (Barcelona).

Ha sido un visto y no visto.

Éramos unos cuantos mindundis, y unas monjitas de clausura.

En fin, todos clase media o baja.

Me llamó la atención la tela de aspecto tosco y áspero de los hábitos de las monjas, que se veían pesados y daba la impresión de que debían ser fríos en invierno y calurosos en verano. Iban con sandalias y se les veía vivaces y alegres, desentonando gratamente con el sórdido mundo que de ordinario nos rodea.

Me resultó curioso el contraste de las batas blancas de las enfermeras y los hábitos marrones de las monjas, ambas prendas vistiendo a personas que nos estaban ayudando físicamente y que nos ayudan espiritualmente. 

Personas rodeadas de unos  beneficiarios de esas ayudas, que no podíamos corresponder más que mirándolas con respeto y cariño.

Nos han tratado como a marqueses.

La organización, perfecta. El trato excelente.

No he tenido casi secuelas de la vacuna. Sí de la experiencia.

Ya sabía que la Sanidad pública española es excelente, a pesar de los políticos.

Pero gusta contrastarlo. Lo contrasto demasiado a menudo.

¿Nos hemos de vacunar?, ¡claro!

Algunos dicen; las vacunas nos programan y nos pueden matar.

¡Más te programa la telebasura y más te mata la comida industrial, ¡y bien que la miras y te la comes!

¡Menos lobos, Caperucita roja y vacúnate, que no vives solo!


jueves, 13 de mayo de 2021

Marejadilla en el puerto.

 


Un colega que vive a bordo de un barco en el puerto deportivo de Badalona, me ha pasado este video, que dudaba subir por su peso.

Pero al fin me he decidido pues parece interesante para futuros vividores.

No es frecuente, pero tampoco raro, que dentro del puerto haya esta marejadilla, lo que lo hace incómodo para vivir en el barco.

Para dormir arrulla, pero es mucho arrullo para todo el día… y la noche.

Tiene muchas virtudes ese puerto y esto no tiene porqué ser un inconveniente.

Es lo que hay.

En el fondo es una ventaja, pues limpia los bajos del barco.

… Con este último comentario, me parece que estoy como un miembro del gobierno hablando de la crisis.

El que todo el día esté abajo y arriba no tiene ventajas.

Es una paliza.


martes, 11 de mayo de 2021

Cuatro ardillas en el Bosque Vertical.

 








En un momento empezó a chispear. Pero las ardillas de hoy están preparadas para cualquier situación.




Esto sí…. Los platos llenos pintan mejor…



El pasado domingo ocupé el día en el Bosque Vertical.

¿Qué es el Bosque Vertical?

Ya hablé de él en una entrada anterior.

Este domingo Antonio celebraba  por diferido su onomástica e invitó a unos amigos, a hacer de ardillas por los pinos de ese particular bosque, de manera que Antonio y sus amigos, se pasaron el día encaramados en los árboles, yendo de uno a otro por un enmarañado de cuerdas y puentes que los unen a una altura significativa del suelo.

A diferencia de las ardillas diplomadas, estas aprendices iban suficientemente bien aseguradas para que la aventura transcurriera sin ningún riesgo y acabara bien.

En este boque hay varios recorridos y normalmente los chavales hacen uno de los cuatro que ofrecen, pero estos cuatro mosqueteros los hicieron todos, uno detrás de otro. Quedaron agotados hasta un punto del que no se harían cargo hasta el día siguiente,  en el que las agujetas los tendrían postrados.

La invitación a la fiesta incluía la comida en un simpático restaurante que forma parte del conjunto del Bosque Vertical.

Este restaurante no tiene estrellas Michelín pero si árboles Pinus.

Acompañábamos la expedición Angélica en la fotografía, y un servidor en la crónica. Angélica tomó las fotografías a pie de árbol

El que suscribe realizó la crónica a pie de mesa del restaurante.

Asistió cómo soporte técnico, Montse.

El tiempo acompañó magníficamente la jornada, ignorando naturalmente las previsiones meteorológicas y poniendo en evidencia un gasto que podríamos ahorrarnos para amortizar la enorme deuda que tiene el país.

Si nos ahorráramos los sueldos de los políticos, asesores, meteorólogos y fabricantes de semáforos, sanearíamos mucho nuestra economía.

Debo advertir que había mucho polen en el ambiente, por lo que el paraje no debe ser muy sano para los alérgicos, pero eso es un mal menor de la naturaleza en primavera.

La solución a la alergia está en quedarse en un ambiente controlado en casa viendo por la televisión documentales de National Geographic.

Pero eso es más aburrido y los documentales de esa cadena cada vez más anodinos.

Para pasar un buen día en el Bosque Vertical no es necesario colgarse de ningún arnés.

Además hay mucho espacio para pasear y aunque haya mucha gente, como fue el caso de ese domingo, el bosque es grande y difumina la asistencia de manera que uno puede pasear tranquilo.

Además el bar restaurante está a la entera disposición de cualquiera al que le dé un arrebato de sed o de gula, …de gula modesta pues yo pedí para postre unas trufas, que se les habían acabado y como alternativa un helado de limón, del que ya no les quedaba.

Me tuve que conformar con un sucedáneo del Calipo de Frigo, fabricado de cualquier manera por una empresa del paraíso fiscal de Europa, la Nestlé, que además pone nombres chorras a sus helados... Pero menos da una piedra.

Una advertencia. Llegar el Bosque Vertical desde Masnou es muy fácil. Se deben seguir los carteles de zona forestal que aparecen en la carretera.

También se puede utilizar el GPS pero nosotros  esta vez nos quedamos sin cobertura, a medio camino, apuro del que nos sacó Montse con su teléfono atómico.

La vez anterior nos encontramos con unas obras en una rotonda, que nos desviaron a unos caminos forestales, muy cercanos a ser intransitables por un coche normal.

Si el ayuntamiento, Google y Telefónica se ponen de acuerdo, el acceso es muy sencillo.

Pero si uno de los tres se pone borde, acaban por darte ganas de preguntar al primer transeúnte que te encuentras... el doctor Livingstone supongo.


sábado, 8 de mayo de 2021

Alfombra roja (en esta variedad, alfombra blanca), Delosperma coopperi.

 

Delosperma coopperi, con los pétalos abiertos, a pleno sol.

Delosperma coopperi, con los pétalos cerrados, aunque hay mucha luz, pero no les da sol intenso.

Delosperma es un género con unas 100 especies, de la prolífica familia de las aizoáceas.

La variedad roja se conoce como alfombra roja, de lo que deduzco que el nombre común de esta especie Delosperma coopperi, será alfombra blanca.

Es una  aizoácea (1.100 especies), ésta nativa de Sudáfrica.

A pleno sol las flores están abiertas, cerrándose a medida de que declina el día.

Tóxica.

Clasificando esta flor, me he dado cuenta de que perdía el tiempo.

Porque en una sentada me dediqué a ella, a Graptopetalum paraguayense y a Sedum album (si buscas en el buscador del Blog, verás sendas entradas para ellas).

Entre las cosas bellas de la Naturaleza, se encuentra un jardín bien estructurado, pues combina lo natural con el arte humano.

Un jardinero es como un pintor asistido por seres vivos, también por piedras y otros elementos.

Sencillo y hermoso parterre floral (Tiana). Foto: Angélica Regidor.

Pero su mundo queda un poco alejado del naturalista ortodoxo, renacentista, que contempla la Naturaleza silvestre.

La Botánica ya es lo suficientemente compleja como para que nos pongamos a intentar clasificar híbridos de jardinería.

Es esa una especialidad que resulta muy creativa y emocionante, especialmente cuando se participa en la creación de esos híbridos.

He visto que no es lo mío, no tengo esa vocación ni esa Ciencia.

Probablemente a ti te ocurra lo mismo, pero eso no quita que apreciemos la belleza de las flores de jardín y que queramos saber de ellas.

En lo que poco que llevo en esta tarea, para mí nueva, de las flores de jardín, he aprendido a fijarme en detalles que no son necesarios para determinar con una cierta aproximación las flores silvestres, más homogéneas en su sistemática.

Sin duda me atraen más las flores silvestres, no por su belleza que nada tiene que envidiar con las de jardín, sino por su misterio.

Nunca sabes qué propiedad o carácter vas a encontrar detrás de una flor que crece, discreta, en cualquier rincón inverosímil.



Hojas de dedos de niño o sedo rojo: (Sedum rubrotinctum).

Hojas de dedos de niño o sedo rojo: (Sedum rubrotinctum.).

 El género Sedum abarca unas 450 especies, y es oriundo de Méjico.

Leo en Internet que este Sedum es un híbrido entre las plantas mejicanas  S. pachyphyllum y S. stahlii.

Con el tiempo las hojas  viran de verde intenso a rojo intenso.









viernes, 7 de mayo de 2021

Vistazos al pasado.


Este no es un blog de actualidad, es solo un blog de naturaleza.

Lo he dicho ya varias veces pero no me canso de repetirlo, especialmente cuando hago hincapié en cosas nuevas.

He ido trayendo y voy a hacerlo de nuevo, fotos e historias de una naturaleza y de una Cataluña que ya no existen.

Pues desde los años 70 y 80 esto ha mudado tanto qué es irreconocible.

Es cierto que socialmente no ha cambiado tanto, pues las oligarquías catalanas actuales están formadas por los hijos de las oligarquías catalanes del franquismo, y ambas tienen en común una feroz alma capitalista de fondo, aunque la forma para los menos perspicaces pueda parecer distinta.

Esta observación traducida en términos de Naturaleza, significa que se sigue utilizando la casa común cómo la venta de arrebatacapas.

Hay la misma indiferencia, desprecio y avidez por la naturaleza en los catalanes del franquismo qué en los catalanes del nacionalismo.

Soy consciente de que traer imágenes e historias del pasado puede despertar el romanticismo o incluso la nostalgia de alguien, pero los estropicios que el materialismo capitalista ha causado en las almas de la ciudadanía son tan grandes, que ni la nostalgia los puede empeorar.

La foto de esta Actinia equina con los tentáculos evaginados, la obtuve en 1973, en uno de los acuarios que mantenía para el C.R.I.S, en su local de la calle Pelayo.

No es una buena foto, la traigo sólo como recuerdo de unos acuarios marinos que me ocuparon mucho tiempo y que me dieron muchas satisfacciones y enseñanzas.

Para no dejarte mal sabor de boca, te adjunto el enlace con otra entrada de este Blog, dónde sí puedes ver al animal con nitidez.

Entonces era director del Departamento de Biología de ese Centro y como el responsable del Departamento de acuariofília hacía tiempo que no ejercía, me ofrecí a mantener los acuarios de Club, con la ayuda de los miembros de mi Departamento.

He consultado las desmemorias de este Centro en Internet y no he encontrado nada aprovechable para citar.

En esta época colaboré bastante con el Acuario del Zoo de Barcelona donándoles ejemplares vivos para sus acuarios.

Estaba entonces como directora del Acuario Alicia San Miguel, bióloga, que, tras reencontrarnos muchos años después por motivos profesionales, ha sido amiga cordial. La cito en otro lugar del Blog.

En la imagen aparece también una langosta.


Otra Actinia equina, esta con los tentáculos invaginados.


Soy pionero.

 

Solar tallado en granito descompuesto, en el Parque Natural de la Sierra Litoral (Tiana. Barcelona).

Soy pionero. Bueno soy un naturalista pionero. Pensarás, ¡qué chulo, un pionero!

Pues no, no es chulo ser pionero.

Porque el pionero es el primero y en este caso me estoy refiriendo a ser pionero en llegar a los sitios.

Cuando llegué a Almería mi cortijo estaba rodeado de desierto.

A los seis años estaba rodeado de invernaderos. Y me fui.

Cuando llegué a este pueblo había mucho pino.

A los quince años hay mucha casa y poco pino.

Me tendré que ir para satisfacción de los ediles a los que debo tocar las narices desde este blog. Perdón.

En el lejano oeste ser pionero era divertido porque veías un paisaje que se mantenía más o menos igual durante tu vida.

Luego llegaba el ferrocarril y la civilización, pero tú ya te habías muerto.

Hoy no. Hoy llegas a un desierto y a los cuatro días ya hay un Ikea y un Leroy Merlin.

¿Qué se le ha perdido a la gente en el desierto? No lo sé, pero lo llenan.

Las Vegas está en un desierto y la gente va a jugar a los casinos de los indios aborígenes y a que los casen reverendos titulados en Internet.

Pero por lo menos no se comen el desierto.

El desierto de Almería ya no es un desierto.

Cuando llegas y lo ves desde lo alto, parece que ves algo extraño; es la infinita superficie de plástico de los techos de los invernaderos.

En Tiana (Barcelona), pasa lo mismo.

No hay desierto pero sí se están comiendo literalmente la montaña para colocar casas.

Se comen una roca de granito en el último estadio de su degradación natural para hacer un agujero en el que colocar una casa, imagino que diciendo los propietarios que la roca es eterna.

Sí, es casi eterno el granito de buena calidad y por eso la arquitectura funeraria utiliza fundamentalmente el granito.

Pero el granito descompuesto de esta zona de la Sierra Litoral es pan para hoy y hambre para mañana.

En Andalucía se comen el desierto.

En Cataluña se comen la montaña.

Están todos muy hambrientos.